martes, 27 de septiembre de 2016

El sueño del niño Goito

Sin duda el despunte político de Gregorio Santos Guerrero, “Goyo”, se inició no con su incursión como candidato en el proceso electoral en el 2006, sino con la posición que tomó en el conflicto Conga. Ningún otra autoridad lo hubiese hecho, sino recordemos la decisión que adoptó el alcalde de entonces Ramiro Bardales. De alguna manera Goyo le debe a la mayoría de la población cajamarquina que salió a las calles, le debe el personaje en que le ha convertido. Si la población no hubiese protagonizado el conflicto Conga, que hizo temblar al gobierno de turno, Santos sería un político más como los que aparecen y desaparecen.

 A demás, para convertirse en el personaje que es ahora, Santos, posiblemente, les agradece a sus enemigos que se ganó por su posición en el conflicto. Le hicieron un gran favor sus enemigos políticos a nivel nacional y los enemigos en  Cajamarca. Periodistas de la gran Lima, periodistas locales, autoridades políticas, poder fáctico, instituciones que administran justicia le hicieron la chamba al camarada “Marañón”. El tremendo error que cometieron sus enemigos es lograr que lo encarcelen. “Lo han convertido en el Nelson Mandela de Cajamarca” dijo un periodista limeño y aprovechó para atacarlo. Es que la derecha peruana piensa mediáticamente, es decir no piensa en escenarios futuros, sino en destruir el escenario o personaje mediato que le perturba.

Santos en libertad continúa siendo punto de críticas y comentarios. Periodistas locales o de otros lugares que visitan Cajamarca, dirigentes políticos, no dejan de lanzarlo duras críticas que no hacen más que ayudar la carrera política que ha anunciado. Santos en libertad no sólo afrontará las audiencias por el juicio que se le seguirá, sino, además, va a trabajar en el proyecto político de Mas Democracia para las próximas elecciones generales. Sin duda será candidato a la presidencia por una facción de la izquierda peruana que no ha podido unirse.

“El Nelson Mandela de Cajamarca”. Un periodista limeño que visitó recientemente la ciudad del Cumbe se refirió así, con estos términos, a  Santos Guerrero.  No creo que sea el Mandela de Cajamarca porque hay una gran diferencia con el líder sudafriacano. Lo que sucede es que Goyo sabe realizar muy bien sus movimientos políticos, sus cálculos políticos son bien pensados, aunque los presuntos actos de corrupción, que es problema de todo el aparato público, lo resta liderazgo. Por ejemplo, la decisión de no reclamar la credencial de JNE y no dirigir el gobierno regional de Cajamarca es un cálculo político muy bien conversado. Así lo demuestran los argumentos que han salido a expresar a través de los medios locales no sólo él mismo, sino, además, los otros dirigentes de Mas Democracia.

Santos Guerrero no es el Nelson Mandela de Cajamarca, es más bien el producto de una protesta masiva en contra de un proyecto extractivista que estaba cansando a un pueblo andino llamado Cajamarca. La ausencia de Estado para hacer cumplir las normas ambientales y mineras y el predominio del mercado sobre aquel han sido los factores que protagonizaron el ascenso del personaje  Goyo. Un personaje, que representaba al Estado en ese momento, se puso contra el Estado y de lado de un pueblo cuyas autoridades eran subordinadas por el poder corporativista. Esta decisión no fue fácil para el dirigente rondero porque sabía que se estaba metiendo no sólo contra un poder económico, sino contra un sistema  que funciona desde casi de la fundación de la República. Ese sistema es la economía basada en la exportación primario exportadora. Así que  Goyo no es el Nelson Mandela de Cajamarca, es más bien el rebelde contra un sistema que nadie se atreve a cuestionarlo, un sistema endiosado por los gobiernos de turno.

El camarada Marañón ahora en libertad, como él lo ha expresado, va iniciar el trabajo nada fácil de una nueva constitución. Es como Goyo enfrentándose a los molinos de viento de Quijote. ¿La nueva constitución es el sueño del niño Goíto? Lo cierto es que, a Santos Guerrero, lo tendremos en el próximo proceso electoral pugnando por la presidencia de la república. El contexto político y social lo determinará.

Santos Guerrero es el rondero rebelde por los caminos de la Mancha donde buscará el apoyo de una nueva constitución. No es el defensor del agua, ni de la justicia, sino de un sueño que tiene dos componentes: nueva constitución y nuevo modelo económico que, según él, se implementa en Cajamarca. Sería bueno que lo explique porque no lo vemos por ningún lado.

Al final, Santos Guerrero no es el Mandela de Cajamarca, es el niño Goito con un sueño que pretende llevar adelante en medio de las críticas de sus enemigos que no dejan hablar de él.  


                 

martes, 23 de febrero de 2016

Verónica Mendoza cuestiona al modelo, pero la población aún no le da respaldo.


Verónica Mendoza, del Frente Amplio, es una de las candidatas que, con sus propuestas, se enfrenta la modelo que vivimos desde 1990. Ese modelo es el Neoliberalismo que se instaló en sudamérica luego del golpe de estado de Pinochet. Los Chicago Boys inmediatamente actuaron para establecer el modelo que vivimos los peruanos desde varias décadas.  

Verónica ha planteado reformar la constitución, dar prioridad al Estado en el manejo de los proyectos estratégicos y otras medidas que cuestionan al modelo. El discurso de ella y las propuestas, al parecer, no convencen a la población peruana por ello es que no repunta, a estas alturas de la campaña política, en las encuestas. La desconfianza de la población con la clase política progresista si que es grande. Ya no creen en la izquierda peruana. A ésta la hizo daño el falso nacionalismo que se va sin gloria.  

Los actuales políticos de izquierda tendrán, en esta campaña política, demostrar que no traicionarán al electorado. Esa tarea tendrá que realizarla Verónica Mendoza con su equipo político y técnico.  El electorado peruano sufre una profunda decepción, casi patológica, de la clase política de tendencia izquierdista.  Verónica es una candidata joven que tiene, de no ganar las elecciones, fortalecer y hacer grande a la izquierda peruana. Esperemos.

jueves, 28 de enero de 2016

Vuelve los "Cuentos del tío Lino"... vamos al encuentro.

"Cuentos del tío Lino" en su duodécima edición se  presenta este viernes a las 7 pm en el Instituto Nacional de Cultura de Cajamarca.  La obra, de don Andrés Zevallos, se publica en tres idiomas: Castellano, Inglés y Quechua.  En material e ilustraciones de primer nivel.  

La conocida obra, que recoge la tradición cajamarquina, en especial de la zona rural, es editada por Lluvia Editores y por don Ulises Gamonal Guevara, quien es investigador de la tradición jaena. Lluvia Editores ha publicado varias obras de escritores cajamarquinos. Está dirigida por don Estaban Quiroz Cisneros.

Una de sus características de los cuentos es la presencia del lenguaje propio de los hablantes de la zona rural de Cajamarca. El mundo mitológico andino es otra de sus características. Su autor este año cumple un centenario de existencia. Nos informan que en la presentación de esta edición estará presente. Así que vuelve los "Cuentos del tío Lino"...
vamos al encuentro del tío 

lunes, 25 de enero de 2016

Transfugismo y oportunismo sin vergüenza...seguimos jodidos.


Sin duda, con la actitud de los que dicen ser políticos en este proceso electoral en que elegiremos no solo a un nuevo presidente del país, sino, además,  a legisladores de uno de los poderes del Estado, el Perú continúa su rumbo a seguir jodiéndose.  Nuestro país, desde el momento en que nació como República, pareciese que continúa su derrotero a una nación del oportunismo y de los que observan ese oportunismo.  Esto debido a que no tenemos una sociedad debidamente estructurada y definida. Por el contrario vemos una élite  que no se preocupa de fortalecer la nación, sino de beneficiarse así misma. Que no nos extrañe porque es histórico.

Los movimientos políticos y los pocos partidos políticos que quedan, en esta campaña electoral que está en proceso, nos han mostrado el comportamiento indignante de los “políticos”. No representan a una organización política, sino a sus propios intereses. El transfugismo es descarado y de poca vergüenza en los candidatos.  El pragmatismo mediático  se superpone a la doctrina de la organización política, cambian de movimiento político como pasaran de una combi a otra.

En tanto, el electorado que observa solo espera el día “D” y ahí tomará una decisión  para mal o para bien. Lo más seguro es para mal.  Tenemos políticos  “nómades” que  abandonan sus partidos para ubicarse en otros no para defender a quien representa, sino para enriquecerse con leguleyadas a favor de los grandes poderes fácticos. Lo sorprendente es que las reglas de juego, es decir, la ley para acceder a ser autoridades en procesos electorales no elimina todo aquello que hace daño a la democracia. Sobre todo no ayuda a fortalecer la democracia política en nuestro país.

 Desde la instalación del modelo neoliberal en el Perú, en los años 90, los clubes de amigos se convirtieron en Movimientos Políticos y son éstos los que gobiernan el Perú en medio de acusaciones de corrupción. Nadie hace nada para cambiarlo. Todos solo miran como vamos al barranco de la destrucción de nuestro país como Nación. Corrupción en las instituciones del Estado, delincuencia organizada expresada en el sicariato, un Estado ausente y si está presente es para ser cómplice, organizaciones sociales enfrentadas con las instituciones del Estado… son expresiones con las que caminamos a destruir el país de los antiguos peruanos y de los de hoy.  

En este proceso electoral es evidente  que pretenden apoderarse del Estado no  candidatos que representen al electorado, sino tránsfugas oportunistas que buscan empleo como autoridades y enriquecerse con los arreglos tras el poder político que está subordinado por el económico. La captura del Estado por estos independientes nos hace que avancemos al final de la Republica fundado luego de la independencia. Un final nada bueno, sino de destrucción de las instituciones y de la moral de una nación.

 Pero no solo es pesimismo y crítica visceral, sino propuesta y esperanza de cambiar nuestra nación. Solo se logrará con la reforma de la ley de los partidos políticos, una reforma profunda que extirpe de raíz a los movimientos políticos mediáticos  sin doctrina, sin organización. Que expulse y castigue a los tránsfugas mediáticos y oportunistas.  También se logrará con la iniciación de la conciencia política de la sociedad civil, es decir, la ciudadanía tiene que informarse y educarse en política porque ésta no es mala, sino está siendo mal practicada.  La ciudadanía tiene que observar de cerca a los políticos y con las leyes hacer que fortalezcan nuestra democracia política.           


jueves, 14 de enero de 2016

El asesinato de una niña llamada "Carmelita"


Luz  Carmela Vásquez  Sifuentes,  a quien la prensa cajamarquina, después de su muerte la llamó Carmelita, apareció sin vida en el hospital de Cajamarca. La niña había  sido trasladada de la casa de su empleador donde trabajaba como niñera, al nosocomio local. Contaba con 13 años de edad y era hija de una madre humilde llamada Teófila Sifuentes Flores, quien también trabajaba para poder dar de comer a sus hijos.

La niña, sin vida, estaba ya tendida como hoja arrancada de su rama en uno de los cobertores del hospital regional. El caso fue tomado por un sector de la prensa y se difundió en toda la ciudad.  El día 01 de agosto del año 2000, se inició el calvario para la señora Sifuentes, Carmelita  apareció sin vida.

_ Tú trabajas mucho por nosotros, deja que te ayude mamita_ le había dicho la niña a su progenitora después de ver que no alcanzaba el dinero que ganaba doña Teófila. Carmelita, luego de dejar sus estudios, se dedicó a buscar trabajo a pesar de que su madre le había dicho que siguiera estudiando. Sin embargo, ella ya tenía en mente contribuir con el ingreso económico de su familia sin saber que encontraría, también, la muerte a corta edad.

A los pocos días de tanto buscar empleo, una amiga de la señora Teófila, convenció a que su hija vaya a trabajar en la casa de una familia de apellido Pereira. Sin perder tiempo Carmelita comenzó a trabajar como niñera-niña: cuidaba a Joanna, una niña de una familia de condición económica acomodada gracias a la presencia minera en Cajamarca. La  hija de doña Teófila ganaba, al mes, cien soles, sin ningún otro beneficio.

Corrían las horas del día 01 de agosto del 200. A la señora Sifuentes le avisaron que su hija se  había puesta mal de salud y que la habían llevado al hospital regional de Cajamarca. Ella, desesperada y con el llanto en la garganta, salió de su humilde domicilio con dirección al hospital que aún quedaba en la avenida Mario Urteaga. Al llegar, sin ninguna compasión, le dijeron que su hija estaba muerta. Desde ese momento, la tranquilidad, en la señora, era incontrolable.  Se puso a llorar buscando explicaciones de la muerte de su pequeña. Exigía que la dejaran ver a su hija, pero no la permitían.

_No me permitían verla. Me exigían que diga de qué mal sufría. Les contestaba de ninguno. Ella es la más sana de mis cinco hijos, nunca se enferma. Pedí que me dejaran verla. Me botaban fuera de la morgue, de ninguna manera querían que la viera. Hasta que empujando entré y la destapé un poquito y pude verla golpeada con una marca en el cuello y los labios morados. Me sacaron a empujones. Yo gritaba como loca por mi Carmelita_, declaró doña Teófila para la prensa cajamarquina como para el diario capitalino La Primera. 

Todo inició, según las versiones de doña Teófila, cuando, por descuido, la niña Joanna, había caído al piso y se  había golpeado la cabeza. La pequeña fue trasladada a una clínica local. Al conocer el padre el accidente de su hija, acudió a su casa y golpeó a Carmelita violentamente. El diario La Primera, sobre el  tema, escribe lo siguiente: “fue furioso a su casa y la emprendió a golpes contra la indefensa Carmelita y en el colmo de la violencia le apretó el cuello hasta asfixiarla. Cuando la niña cayó al suelo inconsciente, se asustó y la llevó al hospital donde llegó cadáver”. Los demás diarios locales no decían casi nada al respecto.

Ante la muerte de la pequeña Carmelita, al responsable del asesinato, aprovechando su solvencia económica, no le quedó inventar alguna cuartada para librarse de la responsabilidad. “De inmediato y con el poder que le daba su status de trabajador de Yanacocha y de contar con medios económicos, el señor Pereira ‘convenció’ primero a médicos y enfermeras y después a fiscales y jueces que Carmelita se había caído en su cocina porque sufría de alguna enfermedad y había muerto, que él no tenía nada que ver. Por supuesto que lo de su hijita quedó en nada porque había sido un golpe sin importancia”, apuntó La Primera, único diario capitalino que había hecho público el caso. Después, César Hildebrant entrevistó a la señora Teófila, en su programa.

La señora Sifuentes, sola, abandonada y sin que nadie la pueda asesorar, se encontraba en un momento de desesperación. Sólo las lágrimas de sus ojos humildes la acompañaban. Buscaba explicaciones de la muerte de su adorada hija. Ésta, según declaraciones de su madre, no sufría ningún tipo de enfermedad. Por el contrario, era la más sana de todos sus hijos.

Teófila, ese día 01 de agosto, con lágrimas en los ojos que no dejaban de escurrirse  por su tez marchita, luchaba para que la  dejaran ver a  Carmelita. Empero,  al interior del hospital, ya se había armado un argumento que  era el siguiente: “Entonces empezó la maquinaria a repetir que no dejaban ver el cadáver de la niña porque habían descubierto que sufría de un mal que podía contagiar, para después emitir el diagnóstico embolia pulmonar aguda por embolo metastásico". La madre de la niña no creí en ese argumento, porque sabía muy bien  que su hija no sufría de ningún mal. Algunos medios locales, reducidos, la apoyaron en buscar, desde ese primer día, justicia. Justicia que la llevó hasta el final de la verdad.
  
“Teófila tenía la certeza de que Pereira y su esposa tenían que ver con la muerte de su Carmelita y empezó su vía crucis por todos los medios de comunicación de Cajamarca. Hasta que se presentó su hada madrina en la persona de la vicedecana del Colegio de Periodistas, Consuelo Lezcano, quien desde entonces se convirtió en su protectora y juntas empezaron su lucha por alcanzar justicia. También de Iván Salas, Vicepresidente del Frente de Defensa de los intereses de Cajamarca y del periodista Andrés Caballero. ‘Sola no hubiera logrado nada’ ”[1]. Sin poder hacer algo, la señora no tuvo más que contemplar el entierro su hija en el cementerio local; sin embargo, ya tenía en mente llegar a la verdad.

La madre de la niña asesinada, después de enterrar el cadáver de su hija, después  de vender el único terreno que tenía, se trasladó a la ciudad de Lima en busca de la verdad, en busca de justicia que tanto buscan los pobres y nunca encuentran, en busca de las causas por la que murió Carmelita, en busca de las pruebas legales del asesinato y, de este modo, agregar una prueba más en el juicio. Tuvo que dejar sus demás hijos por buscar justicia. 

En la capital limeña, sin tener donde hospedarse, sin tener donde pasar la noche, sin tener qué comer, la madre dolida espiritualmente, comenzó a gestionar a que médicos legistas llegaran a Cajamarca y exhuman el cadáver de su hija. Pero la exhumación del cadáver no fue nada gratis, la señora Sifuentes, a pesar de su pobreza, tuvo que pagar una fuerte suma de dinero. “En las noches dormía en el Parque Universitario, pero no me importaba, quería que se compruebe la verdad de la muerte de mi hijita", declaró la señora no sólo al diario  La Primera, sino a la prensa cajamarquina que le ayudaba.

En Cajamarca había personas que la apoyaban desinteresadamente, entre ellas eran: Consuelo Lezcano, periodista cajamarquina; Ivan  Salas y Andrés Caballero, también periodistas. Éstos estuvieron muy cerca de la señora Sifuentes apoyándola espiritual y económicamente. Sin embrago, hubo un periodista que, lamentablemente, se aprovechó de la situación en que vivía la señora Teófila. Ese periodista, quien hacía de reportero y entrevistador en algunos canales televisivos, quien estaba inmerso en muchas actividades periodísticas y hasta  como maestro de ceremonia, se aprovechó del dolor y de la pobreza de la madre en desgracia. Negoció_ según las declaraciones de la madre de Carmelita_ algunas fotografías que le había entregado la señora Sifuentes con la intención que la publicara. Empero, lo que sucedió es que, el periodista, se había dirigido a uno de los familiares de los responsables de la muerte de Carmelita para vender las fotos y hacerse de esta manera de un poco de dinero. La conciencia, a ese hombre de prensa, le debe estar matando en vida. Este hecho vergonzoso, para los hombres que practican el periodismo, fue denunciado, en muchas oportunidades, en diversos medios de comunicación local por la señora Téofila con el llanto en la boca.     

Los médicos legistas, por fin,  llegaron a Cajamarca. No bien arribaron emprendieron el trabajo por lo que habían venido: exhumar el cadáver de la niña Luz Carmela Vázquez Sifuentes. La prensa Cajamarquina, de los escasos periodistas que se habían interesado del caso, estuvo presente en la exhumación. Del mismo modo, la presencia de la señora Sifuentes, con lágrimas que bañaban todo sus pómulos tersos y maltratados, conmovía no sólo a las autoridades legales; sino a las personas que habían ido a acompañar a la dolida madre.

Los médicos, luego de exhumar el cadáver, examinaron paso a paso el cuerpo inerte y descompuesto de la niña. Después concluyeron que ella había sido muerta por una mano extraña  que pertenecía a una persona, conclusión que tiro por los suelos el argumento de los médicos del hospital regional de Cajmarca que habían visto el caso. “Y la verdad fue revelada cuando los médicos limeños examinaron el cadáver de Carmelita y comprobaron que tenía huellas de golpes en diferentes partes del cuerpo y que había sido asfixiada, dando su diagnóstico final ‘asfixia mecánica por mano ajena’”, dio a conocer el diario La Primera.

La madre de la niña, al conocer que su hija había sido asfixiada por una mano ajena, estalló en llanto que por momentos parecía que le hacía desfallecer. Sin embargo, ella era fuerte y con palabras concisas y llenas de dolor dijo:
_ Yo sabía que a mi hijita la mataron _

 La exhumación del cadáver permitió que la persona responsable fuera procesada y condenada por el poder judicial. “Pereira fue condenado a la suave pena de 4 años de prisión y 10 mil soles de reparación civil, pero ante la apelación del abogado ad-honorem de Teófila, aumentaron la pena a cinco años. Pero por esas cosas extrañas que suceden, ahora resulta que según la policía cajamarquina, Pereira no es habido y por lo tanto no puede cumplir su sentencia”, concluyó su artículo el diario La Primera.

La sentencia contra el responsable se hizo público no sólo en los medios locales; sino a nivel nacional. El juez encargado del caso dio el veredicto, empero el acusado seguía libre. La señora Sufuentes, al ver que el acusado no era detenido, inició a visitar los medios de comunicación para exigir a las autoridades cumplan con la ley, la justicia."Estamos recurriendo a todas las instancias para lograr que se haga justicia a esta madre. Hemos tocado las puertas del Congreso de la República y de otras instituciones y así seguiremos, este crimen no debe quedar impune", dijo la señora  Lescano con la esperanza que algún día el responsable pague su pena no a la justicia; sino ante su conciencia misma como Calígula lo pago en vida.

A mediados de 2008, en el mes de junio, la señora Sifuentes volvió a los medios de comunicación con la intención de seguir buscando la justicia que aún no la tenía. La justicia que castigara al responsable de la muerte de su pequeña hija, ésta que fue estrangulada por manos de un enfermo. “No pararé hasta que el responsable de la muerte de mi hija cumpla con su castigo. Me han amenazado, pero yo continuaré hasta el final, hasta donde pueda ir. Pido a las autoridades del Poder Judicial que hagan justicia”, declaró a la prensa la señora. En estas declaraciones ella volvió a declarar del comportamiento del aquel periodista que se aprovechó del dolor de la madre de Carmelita. De esta manera, la humilde madre, vivía sólo para buscar justicia para su hija a quien tanto adoraba.

Después de dos años, cuando la muerte de Carmelita había desaparecido de las redacciones de los medios, la señora Teófila Sifuentes volvió a declarar a los periodistas cajamarquinos. Era lunes del 05 de abril del 2010. Para ese día había sido programada la sentencia para los responsables de la muerte de su hija; sin embargo lo habían suspendido para otra fecha del mismo mes. “No pararé hasta encontrar justicia por la muerte de mi hija”, insistió en declarar ante la prensa.  Para el 08 de junio del mismo año la señora Teófila, con ayuda de la periodista  Consuelo Lezcano, denunció a la prensa cajamarquina quejándose porque el Poder Judicial pretendía archivar el caso.  Del mismo modo daba a conocer las amenazas que recibía de la familia procesada por  la muerte de su hija.





[1] www. laprimera. com

martes, 29 de diciembre de 2015

Hace 162 años, con revolución, Cajamarca se hizo departamento.

Las revoluciones las hacen los pueblos con sus líderes. Un 03 de enero de 1854 los cajamarquinos llevaron adelante la revolución de Cajamarca contra el gobierno de  Rufino Echenique. Cansado los cajamarquinos de la época por el olvido en que se encontraban del gobierno central, se organizaron y atacaron  la subprefectura para luego constituirse la Junta de Gobierno. Desde esa fecha, con el grito: ¡Abajo la tiranía, viva el departamento de Cajamarca", se convirtió en departamento y se desligó definitivamente de Trujillo a donde pertenecía como provincia.  Fue el único pueblo, del Perú, que con revolución logró ser departamento. 

Toribio Casanova, José Villanueva y Juan Egúsquiza  fueron los líderes que llevaron adelante la revolución de Cajamarca. En los últimos años Cajamarca ha sido escenario de otras revoluciones, aunque no quieran reconocerlas las autoridades centrales, en que participó el pueblo masivamente. Como la revolución contra el proyecto minero Conga en que se tumbó dos gabinetes de ministros y tambaleó Ollanta Humala.  Las revoluciones las hacen los pueblos, los hombres solo las conducen. La historia las registra. 

miércoles, 16 de diciembre de 2015

El asesinato de una odontóloga. Crónica que estremeció a Cajamarca.


Corrían los mese del año 2008. Cajamarca se había convertida una de las ciudades más inseguras de la sierra norte del Perú. Cada fin de semana no dejaban de suscitarse asesinatos ya sea en las calles o en algún bar de la ciudad o en algún  club nocturno donde el licor y las bajas pasiones son los que predominaban.

Los reporteros de los diferentes medios de comunicación tenían trabajo para sus páginas policiales. Cajamarca no era la ciudad nostálgica y tranquila  de los años ochenta, sino se había convertido en la ciudad de asesinatos y asaltos a los bancos, cajas financieras y centros comerciales. Aún no existían las Rondas Urbanas como enfrentan a la delincuencia en los barrios y las calles peligrosas.

El 05 de julio del 2008 un horrendo crimen sorprendió a los cajamarquinos. Se trataba del asesinato de la odontóloga María Tania Camacho Huertas propietaria de la clínica “San Lucas”. La profesional, para el día sábado 05 de julio, fue encontrada sin vida en uno de los ambientes donde funcionaba la clínica, el quinto piso. El establecimiento se encuentra ubicado en la avenida Mario Urteaga, número 559.

Tania Camacho, la noche del viernes, descansaba sola en su habitación sin la compañía de su esposo y sus tres hijos. Éstos habían salido de viaje a la ciudad de Trujillo. El cruel asesinato se había realizado en la madrugada del sábado. Para el amanecer Tania era ya sin vida. Los familiares de ella, hermanos, no pudieron soportar el dolor para desfogar en lágrimas. Los padres, quienes eran de avanzada edad, vivían en Citacocha, provincia de Cajabamba, a  más de ochenta kilómetros al sur de Cajamarca; éstos al recibir la noticia de la muerte de su hija, emprendieron  viaje a Cajamarca.

La policía encontró el cuerpo de la odontóloga en una habitación del edificio que, según las declaraciones a la prensa  de una de las hijas, ese cuarto era de ella y no de la madre. Sandra Victoria declaró lo siguiente a un programa periodístico local respecto del lugar donde fue encontrada su madre sin vida: “Donde encontraron a mi mamá fue en mi cuarto porque  ella ahí dormía conmigo hasta el final que yo viajé. Entonces en mi cuarto para nada era seguro porque nosotros siempre nos metemos por la ventana”. La odontóloga tenía el cráneo destrozado y tapado con una bolsa plástica con la cual, al parecer, la habían asfixiado para terminar con su vida.

La prensa local, para el día lunes, registró en sus páginas policiales: “asesinan a odontóloga”, “a machetazos asesinan a odontóloga”. Los medios de radio y televisión también difundieron el execrable hecho en sus respectivos espacios de información. Las personas, en las calles, se acercaban a los puestos de periódicos  para leer la noticia del cruel asesinato.

En un primer momento la prensa informó que la profesional  había sido asesinada con un machete de cocina, luego se dijo que había sido golpeada con un fierro de construcción. Esta última versión había cobrado fuerza y que la policía manejaba. A la joven madre le habían golpeado la cabeza.

Los familiares y los amigos cercanos a la familia Camacho Huertas y quienes conocieron de cerca a la odontóloga realizaron el velatorio de Tania en una humilde vivienda para posteriormente realizarse el sepelio en el cementerio general de Cajamarca. La prensa volvió a informar los pormenores del entierro. 

La señora Graciela Huertas y el señor Camacho, (los padres de la odontóloga),  al  arribar a Cajamarca, encontraron a su hija velándose. Los progenitores no podían creer la muerte de una de sus hijas que hace unos meses la habían dejado con vida. El llanto y el dolor se apoderaron de ellos. En el sepelio, lo que los Camacho Huertas habían identificado es que, el esposo de Tania, el señor Licurgo Victoria, se encontraba distanciado de ellos lo que les permitió sospechar en él, como uno de los autores  de la muerte de Tania Camacho.

La Divincri, a cargo del comandante Carlos Vásquez y efectivos policiales, realizó la investigación par dar con el responsable material e intelectual del crimen. Había pasado más de un mes. Los efectivos de criminología de la Policía Nacional no daban con las pistas que les lleve a los asesinos. El jefe de la policía de la jurisdicción de Cajamarca, Zelada Calcino, ante las preguntas de los periodistas sobre el caso, manifestaba que se están realizando las investigaciones y que no podía declarar más para que no se entorpezca las investigaciones. Versiones que suelen utilizar los policías y fiscales cuando los periodistas los presionan sobre los resultados de la investigación de algún caso. 

Los familiares y los amigos de Tania, ante la demora de encontrar a los responsables del crimen, realizaron plantones y veladas frente a las instalaciones del Ministerio Público y la Divincri. “Justicia para Tania”, “Encuentren al asesino”, decían las pancartas de los manifestantes. Esta vez la prensa estaba de lado de la familia Camacho Huertas. El fiscal, encargado de la investigación, declaró a los periodistas que se estaba realizando las investigaciones. La familia Camacho Huertas temía que se archivara el caso por lo que sus amigos hicieron circular un memorial para recoger el apoyo de la población cajamarquina y, de este modo, presionar a la policía que dé con los asesinos de Tanía.  

Había pasado un mes y días después de haber sucedido el crimen, el comandante Carlos Vásquez y sus efectivos, realizaron la detención preliminar de Licurgo Toribio Victoria Vásquez, esposo de Tania,  en calidad de presunto sospechoso del crimen. Licurgo Victoria había sido detenido el lunes 25 de agosto a la una de la tarde mientras recogía del colegio a una de sus hijas. La detención se había realizado por orden del juez del Segundo Juzgado Penal Jorge Bazán Cerdán.

Junto a Licurgo también había sido detenido uno de sus familiares, Eliseo Adolfo Cárdenas Victoria, a quien lo habían detenido en un distrito de la ciudad de Lima. Las huellas de las zapatillas de Eliseo en el lugar del crimen permitieron su detención. Las primeras declaraciones que había dado el sobrino de  Licurgo Victoria, permitieron la detención del tío, también odontólogo como su esposa. Parecía que las sospechas de la familia Camacho Huertas estaban coincidiendo.

Licurgo Toribio Victoria Vásquez  y su sobrino Eliseo fueron recluidos en el penal de Huacariz mientras se realizaba el proceso judicial. El primero siempre abogaba por su inocencia. Decía que nada tenia que ver con el crimen de su esposa con quien las relaciones no eran buenas como lo reconoció en un programa periodístico. Mucho se habló que ambos vivían una vida de discusión.  

La última semana del mes septiembre del 2008, por orden del segundo Juzgado Penal, trasladaron, a los implicados en el crimen, a la Corte Superior de Cajamarca para la confrontación. Ante el juzgado, el joven Eliseo Adolfo Cárdenas Victoria, aceptó que él había asesinado a Tania con consentimiento del tío; sin embargo después dijo que había entrado para robar por su propia voluntad. En esta última versión trataba de librar a Licurgo  del crimen. En esa confrontación se tenía previsto divisar unos videos, pero por problemas  técnicos no se realizó. Terminada la confrontación los acusados fueron vueltos al penal donde esperaban la sentencia respectiva.

Para el 01 de octubre se había programado la reconstrucción de los hechos, sin embargo no se ejecutó. Recién el viernes 17 de octubre, con la presencia de la policía, las autoridades judiciales,  la prensa y los familiares, se desarrolló la reconstrucción de los hechos. Una vez más el principal acusado trató de librar a Licurgo del asesinato.  Ese día una pequeña lluvia cayó sobre la ciudad de Cajamarca. Los familiares y amistades de la asesinada se encontraban al otro lado de la calle, expresaban palabras duras contra el presunto asesino. Las personas que pasaban por allí se habían quedado paradas mirando un momento.

En el mes de octubre del 2010 salió la sentencia  contra  Licurgo Victoria Vásquez. Los medios escritos publicaron la sentencia y en uno de los titulares decía: “Dan 30 años de cárcel a Licurgo”.  Es parte de la historia de una odontóloga que, por destinos de la vida, fue asesinada en medio de una ciudad que era acechada por la delincuencia y los asaltos.