miércoles, 9 de abril de 2014

Poder político y líderes ambientalistas campesinos.


líderes sociales ambientalistas

A medida que pasa el tiempo y las organizaciones políticas se alistan para participar en las próximas elecciones, los líderes ambientalistas que participaron en el conflicto Conga también se preparan  a participar en las próximas elecciones del 05 de octubre. Ante la actitud de éstos de participar en política partidaria y tratar de alcanzar el poder político, el sector de la clase política desprestigiada y  sin credibilidad, el empresariado intermediario del capital minero,  la prensa mediática cajamarquina y los operadores  del poder extractivo, no han perdido tiempo en acusar a los líderes ambientalistas  de aprovecharse de las protestas sociales y  lanzar sus candidaturas.

¿Los ambientalistas y líderes que participaron en el conflicto Conga tienen derecho de hacer vida política partidaria? No hay ley que los impida. El JNE tampoco los niega  por tan solo realizar activismo social o encabezar protestas sociales en defensa de lo que ellos consideran sus derechos. 

Edy Benavides ha dejado entrever  ser candidato a la alcaldía provincial de Bambamarca pero no se conoce por qué movimiento.  Lo mismo se habla de  Idelso Hernández, de  Wilfredo Saavedra.  Como ellos existen otros que, seguramente, en los próximos meses anunciarán sus candidaturas a algún cargo político. 

Si bien una cosa es ser dirigente social cuyo fin es organizar, dialogar y educar a la masa para luego dirigirlos a tal fin. Conducirlos a reivindicar  y reclamar por los derechos colectivos, reclamar por los más necesitados. Y otra ser político que obedece ya no a la masa, al pueblo, sino a un grupo partidario que se denomina partido político o movimiento político. 

Los dirigentes sociales se han dado cuenta muy bien que necesitan del poder político para que, de este modo, sus reclamos puedan ser escuchados. En el conflicto Conga tuvieron  de su lado a la población en su mayoría, a un sector de autoridades políticas, sobre todo aquellas que fueron elegidas democráticamente. Pero no a autoridades que fueron designadas dedocráticamente  que son del  ejecutivo. En el conflicto Conga los dirigentes se dieron cuenta que necesitan ese poder: el político. Y en estas elecciones intentarán alcanzarlo.

Si las organizaciones empresariales, agrupados en sus gremios como Cámaras de Comercios, Confiep y otras, tienen el derecho de designar y hasta  financiar a sus agrupaciones políticas para que en el congreso o en el ejecutivo defiendan sus intereses.  Por qué, entonces las organizaciones sociales, sobre todo la organización campesina, no pueden hacer lo mismo. ¿Cuál es el delito? No hay delito, sino cuestionamientos por supuesto aprovechamiento de una circunstancia. Cuestionamientos de los operadores que defienden y trabajan para el poder económico.

Poder político y líderes ambientalistas es lo que se observa en el escenario prelectoral. El poder político que pretende alcanzar el sector social organizado. La lucha política, a medida que avanza los meses, se observará  entre los que quieren el statu quo y los que desean cambios. Lucha que,  a pesar la evidente identificación, marcará la discusión entorno al problema del agua en Cajamarca.  

En todo proceso electoral  y en un gobierno democrático  todos tienen el derecho de elegir  y ser elegidos. No se los puede  negar en hacer política partidaria siempre y cuando no vayan en contra  de lo que estipula la ley. 

Nos queda mucho por recorrer es escenari político. Veremos cómo se desemvuelve la pugna por el poder del movimiento social frente a los que los atacán.          

lunes, 31 de marzo de 2014

Santos Guerrero buscará reelección. Se une con otro sector de izquierda implícitamente.


El  último sábado, en la ciudad de Cajamarca, se desarrolló el II congreso del  Movimiento de Afirmación Social, MAS, de tendencia progresista en la región. Lo primero que se ha apreciado no sólo en la marcha que realizaron por las calles de la ciudad, sino en el mismo escenario donde se realizó la actividad política fue que, a diferencia de los otros movimientos políticos, es la agrupación que cuenta con bases partidarias un tanto sólidas y orgánicas. La vida orgánica de sus bases es una de las fortalezas del MAS que intenta posicionarse políticamente en la región.

El otro aspecto tiene que ver  con las alianzas que pueda realizar el movimiento político de Santos Guerrero con las demás agrupaciones políticas de izquierda en Cajamarca. En el congreso estuvo presente Sergio Sánchez Ibañez  joven candidato de Compromiso Campesino quien, debido a su actividad y presencia técnica en el conflicto Conga, se está convirtiendo en un candidato potencial. Además, estuvo presente un representante de Tierra y  Libertad que, también, se encuentra en pos de formar sus bases en provincias.  De este modo, el congreso del MAS, ha servido para apreciar que, en Cajamarca, se intenta  que la izquierda se una en un solo bloque.

Lo que se especulaba tanto en los medios y en los programas periodísticos, se ratificó en el congreso donde Gregorio Santos Guerrero, actual presidente de la región, fue elegido candidato a la región para una segunda elección. Santos obtuvo un número mayoritario de votos de los delegados que asistieron al evento político de fin de semana.

De esta manera, “Goyo” no sólo  tendrá que batallar contra los dos candidatos fujimoristas (Absalón Vásquez y Osías Ramírez) y, además, contra los otros dos candidatos del gobierno (Rosa Florían y Javier Bobadilla), sino contra la misma maquinaria de la derecha peruana y los medios aliados. La derecha y el mismo gobierno, en todo momento, buscarán sacar a Santos de carrera va valiéndose de los juicios que tiene en su contra el líder del MAS.

Recordemos que el MAS no forma parte del Frente Amplio. No porque no ya ha sido invitado, sino porque los dirigentes así lo desean.  Esta decisión le puede hacer bastante daño como le hizo daño a la izquierda en los ochenta. Sería bueno que los dirigentes el MAS, públicamente, expliquen las razones por lo que no desean unirse al Frente Amplio para que, de esta manera, sus bases y los que piensan  votar por su líder, conozcan. Los sectarismos, los egoísmos y los verticalismo, sin duda, ha hecho bastando daño no sólo a la izquierda sino al país. Los dirigentes tienen que pensarlo bien esos males. Los dirigentes no deben mirar el quién se une a quién.

En conclusión, el MAS, vale decir la izquierda, ya tiene candidato a la presidencia regional de Cajamarca. Una izquierda intenta unirse, intenta hacer un solo bloque, por ello Sergio Sánchez, del Frente Amplio, es candidato a la alcaldía provincial apoyado implícitamente por el MÁS quien, a no tener candidato a la provincia capital, no le ha quedado apoyar a Sergio.

Pero todavía falta recorrer mucho, esperemos qué sucede hasta el 05 de octubre.                
   

martes, 25 de marzo de 2014

Investigación-Acción en la transformación social. ¿Una salida a los conflictos?

El cambio social o la transformación de la realidad existente expresado en un problema, no lo tiene en sus manos personas ajenas al problema, sino los mismos individuos o pobladores que son parte del problema. Para ello necesitan construir y  apoderarse del conocimiento que ellos mismo encuentran en la discusión en grupo. Nadie puede hacerte libre, si tú mismo no empiezas a construir tu libertad con tus experiencias y el conocimiento que produzcas y tengas a la mano. En otros términos, es el empoderamiento de los excluidos para que transformen su situación por medio de la praxis y la sistematizando experiencias.

El argumento anterior tiene que ver con la Investigación- Acción que los especialistas lo ubican dentro del paradigma de la investigación cualitativa. Pero ¿cómo se entiende la Investigación-Acción? Unos consideran que “asume la transformación social, involucra a los grupos oprimidos en la generación de su propio conocimiento y en la sistematización de sus propias experiencias. Supone la ligazón entre la producción de conocimientos y los esfuerzos por realizar un cambio”. Oros aseguran que “es un método en el que el investigador se une temporalmente a la comunidad de la que trata su investigación y, con sus herramientas, ayuda a la comunidad a resolver los problemas a que se enfrenta”

¿Es posible aplicar la Investigación-Acción en los conflictos socioambientales que vive Cajamara y que, al parece, no tiene derrotero de solución? Ante la crecida de los conflictos, los gobiernos de turno desde la PCM, a través de las denominadas  Oficinas de Resolución de Conflictos, han  intentado, sin éxito, que los conflictos terminen en acuerdos mutuos duraderos en el tiempo. Por el contrario se convirtieron  en violencia. Así, en Cajamarca, la violencia se hizo presente y cinco personas terminaron sin vida. El Estado fue acusado de esa violencia homicida.

Lo que sucede es que, los funcionarios encargados de tratar los conflictos,  se agencian de tan sólo una información superficial de la realidad del problema, es decir no se profundizan en la Deconstrucción del problema. Son técnicos que desconocen gestión y resolución de conflictos o hacen caso a la presión que recibe el Estado de los poderes fácticos dirigidos por el poder económico que ahora domina al poder político. Después, sí es posible la Investigación- Acción en la resolución de conflictos. Ojalá que los investigadores de las universidades locales lo hagan.   
 ¡
Cuando la mencionada investigación hace referencia de la transformación  social de los  grupos oprimidos, seguro la derecha conservadora y sus aliados, como los medios tradicionales, han de sacar el argumento que son métodos subversivos y violentos. Transformación social no es uso de las balas como utilizó el Estado en el conflicto Conga, sino es la producción de conocimientos que, junto a la experiencia de los pobladores que conocen a fondo su realidad, logran transformar el problema por solucionar. De esta manera, intentar ser libres ante los abusos de los gobiernos de turno. Para ello hay que involucrarse en el grupo social, empaparse del problema cosa que no quieren hacer los tecnócratas del Estado.

Para la Investigación-Acción, en el que el investigador y la misma población participan en la solución del problema, la intromisión de poderes fácticos externos, que tienen intereses de lucro, destruyen la investigación y el problema continúa  igual y la trasformación social  no se produce. Los oprimidos continúan oprimidos.               







martes, 11 de marzo de 2014

La cultura "chola" en Corazón Serrano. Proceso de cholificación.

Integrantes de Corazón Serrano. Foto internet

Como es ya conocido, una de las integrantes del grupo musical “Corazón Serrano” (de la sierra piurana), dejó de existir y su muerte ha suscitado no sólo a que los medios de señal abierta y los diarios aprovechen el momento para tener raintig y publicidad en los medios impresos, sino que, además, ha permitido, una vez más, a mostrar que el racismo es parte, aún, de la estructura social de la sociedad peruana.

Primero, brevemente, veamos la acción mediática de los medios sobre el momento, sobre todo la  TV de señal abierta que no le importa absolutamente nada, ni la privacidad de la familia en dolor con tal de lograr audiencia a cambio de auspicio, es decir, dinero para los Mass Media que buscan el momento mediático. Los medios de este tiempo ya no buscan la formación de las personas, sino el “espectáculo” para entretener a la audiencia que, también, se muestra de hambre por conocer la vida privada de las otras personas en desgracia. Ya Vargas  Llosa habló y escribió sobre la “sociedad del espectáculo” que es parte de la sociedad de mercado que él defiende.

Luego demos una mirada al fenómeno “Corazón Serrano” como grupo musical que avanzó desde la sierra para conquistar no sólo la Lima centralista y racista, sino todo el país y el extranjero. Hace unos años atrás nadie daba por la orquesta integrada por mujeres quienes, a pesar de no ser escuchadas, no desmayaron de interpretar temas musicales con letras que expresaban  mensajes de amor. Más que interpretar música cumbianbera a su propio estilo, no hacen otra cosa que dar a conocer “la cultura chola”  que en algún momento, el sociólogo Anival Quijano, lo explicó con el proceso de la “Cholificación”.

 Cholificación, para Quijano, no es aculturación  o mestizaje, sino que “implica, en consecuencia, el surgimiento de una nueva vertiente cultural en nuestra sociedad que crece como tendencia en los últimos años y prefigura un destino peruano, distinto que la mera aculturación total de la población indígena en el marco de la cultura occidental criolla, que ha sido hasta aquí el tono dominante de todos los esfuerzos por integrar al indígena en el seno de la sociedad peruana”.  

Esta cultura,  en proceso para su institucionalización, no se somete a los cánones de la cultura occidental dejando de lado los patrones culturales suyos, sino que, por momentos, polemiza o hay un conflicto, para que sean aceptados dentro de la cultura occidental criolla.   Quizá esto suceda con “Corazón Serrano” quienes, tomando elementos occidentales y combinándolos con elementos suyos que, de hecho  son serranos, están conquistando a las familias herederas de la vieja aristocracia limeña. 

El arte, la música y otros medios son  donde expresan su cultura serrana que a muchos les duele y sacan a aflorar su enfermo racismo. Sobre todo de aquellos que se sometieron totalmente a la occidentalización criolla.  A medida que pasen los años, seguirán apareciendo otros grupo musicales que expresen la cultura chola y seguirán conquistando el Perú y el extranjero.                 

martes, 25 de febrero de 2014

Conga y un Estado corporativista.

Policías en plaza de Cajamarca. Foto Perú 21

Sin duda, lo que viene sucediendo con el proyecto minero  Conga que pretende llevar adelante  Newmont con dinero prestado de las financieras internacionales, no es más que un ejemplo  donde  el Estado se une con las corporaciones para que éstas lleven adelante sus proyectos sin ningún obstáculo.

Las fuerzas del orden, que depende directamente del Ministerio del Interior, firman convenios con las corporaciones para que aquéllas les den seguridad. Ministros, en caso de Conga el ministro de Energía y Minas y del Ambiente, se comportan no como reguladores entre el mercado y el Estado, sino como si fueran promotores de las trasnacionales. A esta figura, los especialistas lo llaman: Estado  corporativista.

Naomi Klein dice que “representan la culminación de la misión corporativista: una fusión total entre élites políticas y empresariales en nombre de la seguridad, con el Estado en el papel de presidente del gremio (y como la gran fuente de oportunidades gracias a la economía de los contratos).

Ejemplo de Estado corporativista es el que desarrolló Bush durante su administración. “Rumsfeld tenía un gran problema. Estaba tan metido en varias empresas relacionadas con desastres que afirmó que le resultaba imposible desvincularse a tiempo, de manera que ató cabos para intentar seguir participando en el mayor número posible de compañías sin contravenir las normas éticas”, dice   Naomi en su libro  “La doctrina del shock”. Otros funcionarios también estaban metidos en conflicto de intereses.  

En el caso peruano, es evidente que las fuerzas del orden y sectores políticos de gobierno y de oposición, se han fusionado con los grupos de poder económico de tendencia estractivista con la intención que las corporaciones mineras desarrollen sus proyectos sin ningún obstáculo. Algunos han denominado a esta fusión como un gobierno “minero militar”.

No es nada nuevo que el Ministerio del Interior haya firmado convenios con la empresa minera asentada en Cajamarca con la intención que el sector privado lleve adelante sus proyectos con facilidad.  Esta rutina ya se venía desde mucho tiempo atrás cuando estallaban los conflictos ambientales en Cajamarca. 

El cuestionamiento está  en que se utiliza recursos humanos y logísticos para cuidar no la seguridad ciudadana, sino intereses de sectores políticos de gobierno y de oposición en fusión con grandes corporaciones. Es éste la peculiar figura del modelo de mercado en que viven los  países latinoamericanos, incluido el nuestro.

Un Estado corporativista no es el gobierno de la ciudadanía a través de sus representantes que fueron elegidos en procesos electorales cada ciertos periodos, sino  es el gobierno de una alianza integrada por sectores políticos y empresas con intereses estractivistas en el caso del Perú. Este tipo de Estado no contiene en su seno político administrativo un trabajo transparente y ético, sino, por el contrario, uno que linda con el conflicto de intereses.  En el Perú, los ministros de Estado casi siempre se han comportado no como los representan a un Estado, sino como funcionarios de las empresas que pretenden o invierten en el país.  Sin duda, ello destruye la democracia en una sociedad donde  el mercado prima.

 A donde llegan los grandes capitales y los inversionistas no quieren acatar las leyes de esos países, es cuando y donde se comienza a crear y construir un Estado corporativista para que le sean no muy difíciles sus propósitos e intereses. Cuando la agrupación política que llega al poder es débil organizacionalmente, de hecho, el trabajo de construir un Estado corporativista será fácil. Las redes se extienden rápidamente.  Pero si existe una organización política fuerte en el poder, los operadores del mercado se encontraran con una barrera.

Por ello es bueno y urgente fortalecer los partidos políticos y la institucionalidad en el Perú

miércoles, 19 de febrero de 2014

Cajamarca proclamó su independencia antes del 21 de julio de 1821


Estamos a pocos años de celebrar el bicentenario de la independencia del Perú del yugo español que, casi por tres siglos, sometió a los pueblos del antiguo virreinato. Durante estos casi doscientos años, nos han metido a la cabeza desde cuando éramos estudiantes de primaria, secundaria y hasta superior, del acontecimiento político que realizó  don José de San Martín el 28 de julio de 1821 como el más importante de todo el proceso de la independencia. Que fue el único acontecimiento de independencia en el Perú. Dejando de lado la acción no de una  persona o caudillo, sino el accionar de los pueblos del interior del antiguo virreinato. Estos pueblos tuvieron presencia en la independencia que, debido al centralismo limeño, fueron olvidados, negándolos su fervor patriótico en la emancipación.

Ya los historiadores han dado cuenta que previo al acontecimiento de la independencia realizada por    don José de San Martin en la plaza principal de Lima, en el interior del Perú, en las provincias, se realizaron proclamas adelantándose al 28 de julio de 1821. Esto da a entender que el modelo colonial ya no daba más. El descontento empezó quizá desde Túpac Amaru II con su rebelión que no logro extenderse para terminar en la independencia política. Un casique indígena no pudo hacer la independencia pero si hizo la revolución y abrió el camino de  libertad que otros han de terminarlo. Así como José Gabriel Condorcanqui y Juan Santos Atahualpa (según Waldemar Espinosa, es cajamarquinos), se adelantaron a pretender emancipar al Perú, también los pueblos del interior del Perú hicieron lo mismo y contribuyeron a la causa independentista. Uno de esos pueblos fue Cajamarca.

Muchos pueblos de la costa se adelantaron al acontecimiento político de 1821. Trujillo es uno de ellos, de ahí el nombre de La Libertad. De aquí partió la disposición de que se declarara, también, la independencia en Cajamarca. En los primero años siglo XIX Cajamarca era un Partido que formaba parte de la Intendencia de Trujillo, era un pueblo andino dependiente de Trujillo, subordinado a la costa. “Después de proclamar la independencia en Trujillo, el 29 de diciembre de 1820, el intendente de esta jurisdicción, José Bernardo Torre y Portocarrero envía al sacerdote José María Monzón (natural de Hualgayoc) con el propósito de invitar a los partidarios de la sierra a plegarse al movimiento libertario” dicen los historiador Julio  Sarmiento  Gutierrez y el periodista Tristan Ravines  Sánchez en el libro “Cajamarca historia y cultura” que ambos publican.

Datos dan a conocer que la proclama de la  independencia en Cajamarca se desarrolló en los primeros días del mes de enero de 1821. Hay quienes aseguran que se realizó antes del 18 de enero y que el entusiasmo de los pobladores de esta zona andina del país no se hizo esperar, por lo que “en Cajamarca y demás serranías ha jurado la independencia con el mayor aplauso, pues se me asegura que se han hecho y están haciendo funciones muy suntuosas, y que sólo en la villa de Caxamarca pasan 6,000 pesos lo que se han tirado a granel desde los balcones; habiéndose distinguido una señora, que después de haber hecho grandes funciones, tiro 2,000 pesos el día de la jura a puñados en la calle”[1].  Unos no aseguran el día pero coinciden que fue en el mes de enero del año de 1821. Otros un tanto más precisos aseguran que “indudablemente  se proclamó la independencia en la primera quincena del mes de enero de 1821, con más precisión antes del día 13, que es la fecha más antigua que se conoce”[2]. José  Dammert Bellido dice que en un artículo  publicado por el diario El Comercio  el doctor  Waldemar Espinoza Soriano  afirma que la proclama fue el día 07, domingo, y reproduce el acta del pronunciamiento efectuado en San Pablo de Chalaques; indica otros detalles.  Más allá que los historiadores se pongan de acuerdo o no del día en que se realizó la proclama de la independencia, lo cierto es que cajamarquinos se adelantaron al acontecimiento del que realizó  San Martin en Lima.

“Las crónicas más autorizadas aseguran que la proclama de la independencia cajamarquina congregó a grandes pobladores de indios que seguirán al caudillo Patricio de Astopilco, que dio la nota original y eminentemente peruana intentando restaurar la autoridad inca. Se trata de un indio de pura cepa con sangre de los emperadores”, dice José Dammer  en su libro  “Cajamarca Independiente”.

¿Cuál fue la participación de la clase indígena cajamarquina en la  proclama de la independencia y de lo que vendría después? ¿Quién fue  aquel indio llamado  Astopilco? ¿De qué manera y cuánto  contribuyeron los indígenas cajamarquinos en la gran empresa de la emancipación? ¿Los campesinos cajamarquinos formaron parte de la milicia de los patriotas que más tarde pelearon en las batallas de Ayacucho y Junín? A estas preguntas daremos respuesta  en otro artículo que publicaremos en este blog.

 Pero sí  podemos asegurar que Astopilco tenía el mismo pensamiento que Tupac Amaru II y Juan Santos Atahualpa (ambos pensaban en volver a la autoridad inca, a la monarquía inca). El gran indio de Cajamarca, a pesar de los años pasados después de la revolución de 1780 en Tinta, aun tenía el pensamiento de implementar el sistema político inca. Pero las cosas no fueron como él pensó. La independencia no sirvió para volver al modelo inca, sino para implementar otro modelo que lo llamaron la República. Ya la historia nos ha contado lo que sucedió con el indio en la República que, para algunos historiadores, no fue más que la continuidad colonial. En la independencia, los cajamarquinos expresaron  la utopía andina en la proclama que hicieron antes de la de  San Martín en Lima.     
                                                                      
   




[1]Cajamarca. Pag. 173
[2]Cajamarca Independiente. Pag. 89

jueves, 13 de febrero de 2014

El Frente Amplio de Izquierda en Cajamarca.


Un Frente Amplio de Izquierda se pretende construir en Cajamarca para las próximas elecciones tanto a los gobiernos municipales y a la región. Las conversaciones sobre el tema ya se vienen dando no sólo con las agrupaciones políticas, sino con las organizaciones sociales comprometidas con el progresismo. Ya hay avances y acuerdos políticos.

 ¿Pero quiénes pueden formar parte de ese frente? Hasta donde conoce la prensa, lo estaría formando el MAS, agrupación política de  Gregorio Santos Guerrero, Tierra y Libertad de Marco Arana Zegarra, el Movimiento de Sergio  Sánchez Ibañez y otros más de provincias especialmente de  Bambamarca y Celendín.

Lo que sí está casi asegurado es que,  a pesar de los ataques duros que le están dando, “Goyo” es candidato a la reelección al gobierno regional de Cajamarca.  Con sus debilidades y fortalezas será el dolor de cabeza de los poderes fácticos asentados en Cajamarca y que, la prensa y periodistas al servicio de estos poderes, no dejarán de demoler  a Santos. El actual presidente regional de Cajamarca, si es que las cosas no cambian, será el candidato del Frente Amplio de Izquierda en Cajamarca.

Por otro lado, el candidato del frene a la alcaldía provincial de Cajamarca, si las cosas, también, no cambian, sería Sergio  Sánchez Ibañez con su movimiento  Compromiso Campesino. Sobre el tema, ya hay algunos acuerdos previos que el mismo Sergio se ha encargado de revelarlo. Hasta donde se conoce, la candidatura del doctor César  Aliaga Díaz declinaría para apoyar la de  Sergio Sánchez como la fuerza que tiene acogida en la población cajamarquina.  Sin duda, en los próximos meses,  Sergio va ser el blanco de ataques e insultos que, si lo sabe utilizar bien, sacará ganancias.  Depende de las estrategias que utilice.

El único que falta a que se una al frente, es el movimiento de  Wilfredo Saavedra Marreros que ya no sería Agua y Vida, sino otro que utilizaría como vientre de alquiler cuyo nombre es Luchemos por Cajamarca. Es difícil que se una Marreros al frente, la discusión y los ataques duros entre ellos es constante. Durante y después del conflicto Conga atacó duramente tanto a Marco Arana como a Santos Guerrero y a los demás dirigentes. Los voceros del presidente del FDAC han expresado que irán solos a los comicios electorales, especialmente a la alcaldía provincial de Cajamarca que de seguro será el mismo Wilfredo Saavedra su candidato.


Marreros aún  es débil políticamente, si bien en el conflicto ambiental ha tenido un cierto reconocimiento pero no es mayoritario. En distritos y provincias casi no lo conocen. Su lucha ambiental lo basó únicamente en la ciudad de Cajamarca. Si no tiene la menor idea de construir una unidad política como lo están haciendo los demás progresistas, si no tiene la menor idea de desterrar odios y ataques contra sus compañeros que lucharon cuando las papas quemaban en el conflicto Conga, de hecho, terminará aislado, lo que es más triste, despreciado por la población. El pueblo te hace líder como te vuelve un despreciado. ¡Cuidado!

El destino del denominado Frente Amplio de Izquierda en Cajamarca depende de lo que hagan sus dirigentes y los seguidores de los movimientos que lo integran.  Si realmente se unen para construir un frente cuya intención es construir un pueblo que no sea destruido por la codicia del poder fáctico económico, entonces ese frente crecerá y se hará fuerte y temido por la pequeña derecha intermediaria y oportunista de Cajamarca. Pero si se unen para mirar los puestos sin haber ganado, ese frente ha nacido no sólo para ser daño a los que creyeron en él, sino para darnos cuenta, una vez más, que la izquierda jamás podrá unirse por sus odios y celos políticos enfermizos. De modo que es la oportunidad que en Cajamarca nazca un frente de izquierda con verdadera vocación política.